Héctor Ges: Mi Pasión por la Fotografía Analógica

2017-11-29

Héctor Ges es fotógrafo y director de arte de Barcelona. Comparte con nosotros las fotos de su roadtrip a Navarra.

Hola Héctor – Bienvenido a la Revista de Lomography. ¿Podrías presentarte a nuestros lectores?

¡Heeyou! Qué tal chicos, soy Hector Ges, fotógrafo nacido en Barcelona y situado en el planeta Tierra en general.

Tengo 28 años y llevo 5 años en el mundo de la fotografía. A parte, soy un intento de escritor que escribe en el pie de sus fotos en Instagram, adorador de los animales y un enfermo de los roadtrips. No me dejo nada, o eso creo ahahaha.

¿Cuándo descubriste la fotografía analógica?

No os voy a mentir. Llevo 5 años disparando en digital, y empecé disparando en analógico ¡hace 2 meses!.

Mi padre me regaló su Pentax P30N analógica y un día decidí comprarme un carrete y probar como funcionaba y qué me hacía sentir este tipo de fotografía. Y ahora puedo decir que me he enamorado de este arte que tanto tiene que explicar en tan solo una foto.

¿Por qué optar por la fotografía analógica en esta era cada vez más digital?

Desde que fui a revelar mi primer carrete, el vivir la sensación de esperar a las fotos, de sentarme en mi casa y observarlas, fue algo que me conmovió y me enganchó desde el minuto cero.

Podría decir que gracias a la fotografía analógica, mis fotos respiran historias donde yo puedo encontrar inspiración para escribir, y eso nunca me lo ha dado una fotografía digital. Es más confidente, más real, más inspiracional, y a mi parecer, expresa mucho mejor que es lo que quiero hacer sentir al espectador.

El hecho de disparar con un carrete que tiene 35 disparos, me hace pensar más cada fotografía que hago, me obliga a ser más original en cada una porque para mi es impensable repetirme en dos fotos de un mismo carrete. Esto no suele pasar con el digital, ya que tu SD te permite disparar cientos de fotos para después escoger la correcta, y eso te da una libertad que se convierte en despreocupación por tu trabajo final.

¿Cuál/es de las 10 Reglas de Oro de Lomography aplicas en tu día a día?

Todas y cada una me representan muchísimo en mi día a día con mi cámara, pero te podría decir que hay dos que si no las cumple everyday, me hace sentir otro.

La primera, es ir con mi cámara a todos lados. Podría deciros que hasta cuando me voy de fiesta me la llevo (nunca sabes que va a pasar cuando los humanos se convierten en animales).

La segunda, es no seguir las normas. No te podría decir por qué, pero la analógica me hace sentir mucho más salvaje, sobre todo en mis roadtrips con mis amigos. Te sientes más despreocupado por tu equipo (en cierta medida) ya que son cámaras que son antiguas pero son tanques de guerra, y eso me crea un sentimiento de desbordamiento de las normas establecidas por los estudios fotográficos.

En esos momentos en los que estoy con mis amigos, me olvido de que las fotos salgan rectas, de que la exposición sea un 10, de que las personas salgan guapas, de todo. Simplemente, observo y disparo. Fácil, ¿verdad?

Cuéntanos acerca de tu roadtrip a Navarra

Mi compañero de aventuras Victor Supertramp y yo, conseguimos un trabajo para una marca de mochilas. Estuvimos pensando como disparar ese proyecto, donde ir (Barcelona tiene muchas posibilidades). Pero al día siguiente, me desperté con una idea: ¿Y si nos vamos con el coche al desierto de Navarra?

Rápidamente llamé a dos amigas mías, que son las chicas que salen en las fotos, les pregunté que si tenían algo que hacer, y en cuestión de horas estábamos dirigiéndonos a Lleida. Allí pasamos la primera noche, en un pueblo cercano a la ciudad, donde Victor tiene una casa. Y al día siguiente, nos despertamos super pronto y cogimos rumbo hacia el desierto.

Qué os puedo decir de ese lugar, las fotos hablan por si solas. Te inspira una libertad de acción que pocos lugares te pueden ofrecer, y encima luce como si estuvieras en America. Allí pasamos todo el día, descubriendo lugares, divirtiéndonos, haciendo el cabra y disfrutando de lo que un espacio abierto y unas cámaras te pueden ofrecer.

Al día siguiente, me desperté con ansia de más, de ir a otro lugar completamente diferente, así que nos dirigimos a las montaás del Pirineo. Pasamos de un sitio árido, a unas montañas nevadas con una preciosidad que sinceramente, no puedo describir con palabras.

Allí sentados en un tronco ante esas montañas, nos dimos cuenta que era así y no de otra manera como queríamos vivir. Da igual el dinero, da igual los recursos, da igual todo, solo necesitamos una fuerte amistad, las mismas ganas de irnos a la aventura y perdernos por lugares de ensueño.

¿Cómo escoges tu sujeto - o es el sujeto el que te escoge a ti?

Me baso mucho en las personalidades de cada persona que salen retratadas en mis fotos. Nunca fuerzo una personalidad que no le toca a esa persona.

He leído muchísimo sobre psicología, sobre cómo entender a las personas y saber leer entre líneas para poder hacer sentir a alguien lo más agusto posible delante de tu cámara. Así que simplemente dejo que ellos mismos decidan que quieren expresar en cada disparo que hago.

Naturalidad, vamos.

¿Qué opinas sobre el panorama fotográfico actual en España?

Siendo sincero, veo que cada vez más el arte se convierte en números y en popularidad. Está muy bien tener una familia en las redes que te apoye, que te valore tal y como eres, pero lo que estoy viendo actualmente, es un gremio que se dedica a hacer lo que los demás quieren ver y no lo que necesita su corazón hacer.

Más arte y menos números es el resumen.

Y la pregunta más importante - ¿Color favorito?

El ocre, el tono de la arena.


Sigue las aventuras analógicas de Héctor en Instagram.

escrito por rafaelcabral el 2017-11-29 #gente #lugares #roadtrip #viaje #navarra

¿Te gusta lo que ves? Haz clic aquí para más artículos festivos e inspiradores, en nuestra página Happy Holidays. ¡Podrás entrar en un concurso increíble para ganar una Hamper de Lomography, hacer un quiz divertido, y conocer todas las ofertas diarias más recientes!

Más artículos interesantes