Soñar con Volar

Todos conocemos el mito de Ícaro, el niño que cogió las alas de su padre y voló demasiado cerca del sol que llegó a morir.
Todos somos Ícaro a veces, deseando lo imposible y aquello que va más allá de nuestro alcance.

Créditos: unknownsoldier, lola_juanlu, robter, mr_sid & hodachrome

Cuando miramos hacia el cielo en un día soleado y un pájaro o un avión divaga en la inmensidad del cielo azul, no podemos evitar estirar los brazos y tratar de alcanzarlo. El cielo parece un océano infinito, parece que se puede nadar en él. ¿Cómo sería crecer con un par de alas?

Créditos: vicuna, why-yu, elindudut & kiri-girl

Soñamos con volar. Nos imaginamos cómo sería elevarse hacia el cielo sin pensar, como los pájaros cuando aletean sus alas. Queremos ver el mundo bajo nuestros pies, como un avión flotando sobre la tierra. Esperamos caminar sobre las mareas de la vida como una cometa, yendo a donde nos lleve el viento. Tener esa libertad es una gran ambición. Volar es solo para aquellos que pueden arriesgarse. Y aquellos que pueden arriesgarse, también están listos para caer.

El cielo es el límite.

Créditos: dorinedamofli, libellule, myriam-l & jeanhuang

2018-04-09 #cultura

Más artículos interesantes