Revelar en casa con café ¿misión imposible? Todo es empezar...

¿Quién dijo rutina en los revelados? Nuestra querida Ángela Redondo (35mmpostcards) nos explica cómo revelar tus fantásticas fotografías al más puro estilo Lomo. Solo necesitarás: creatividad, espíritu lomográfico y leer atentamente sus palabras.

"Desde hace tiempo me picaba la curiosidad de practicar el revelado analógico en casa. Lo que más pereza me daba era el tema de los químicos, ya que les tengo bastante respeto y en piso compartido no me hacía gracia que mis compañeros tuvieran que aguantarlos en la despensa. Empecé a investigar en los foros de lomography y en páginas de Internet y no encontré ningún proceso que eliminara al cien por cien los químicos, per descubrí lo que se conoce como Cafenol.

Me hice con un tanque de revelado, varios botes de cristal de legumbres, tomate, etc vacios, unas tijeras, un abrelatas y los dos químicos necesarios que compré a un laboratorio químico por internet y que son bastante asequibles, carbonato de sodio e tiosulfato de sodio.

Aproveché las vacaciones de Semana Santa para tirar un rollo Ilford Delta 400 caducado y a la vuelta lo revelé siguiendo esta receta simple para quienes no tienen termómetro, ni tanques con medidas, ni demás material. El resultado es mejorable, pero esa es parte de la magia analógica, probar e ir encontrando tu fórmula perfecta.

La mía pasa por tres cucharadas de carbonato sódico y 125 centilitros de agua del grifo a temperatura ni fría, ni caliente (20 grados aprox); tres cucharadas de café soluble ¡con cafeína!, el más barato que encontré, cuatro pastillas efervescentes de vitamina C de marca blanca compradas en un supermercado y 300 cl de agua del grifo, a la misma temperatura que antes. Esto sería el revelador Cafenol.

Para el baño de paro utilizo agua del grifo fría con un chorrito de vinagre blanco. Que dejo preparada en una botella. Para el fijador, último paso, 200 gramos de tiosulfato y un litro de agua del grifo a temperatura media, como para el Cafenol.

Una vez que tengo las mezclas las dejo colocadas en orden en el labavo del baño, cojo el carrete, el tanque revelador y un abrelatas y me encierro en total oscuridad. Antes compruebo que no hay ninguna otra luz cercana encendida, pasillo, etc y suelo hacerlo al atardecer, aunque en mi baño no hay ventana. Una vez encerrada abro el chasis del carrete con el abrelatas, a veces cuesta un poquito pero no hay que desesperar, y cargo la película en el tanque de revelado. Esto es lo más engorroso, ya que si no se carga bien en la espiral del tanque puede pegarse la película entre sí o no llegar bien a todos los fotogramas el Cafenol.

Una vez cargado el tanque introduzco el Cafenol, recordar que estamos a oscuras. Es práctico hacerlo en la pila del lavabo o ducha por si gotea algo. Después durante los primeros minutos volteo el tanque despacio un total de diez veces y luego tres veces cada tres minutos hasta un total de 20 minutos. Este tiempo depende de la ISO de vuestra película, en caso de menos de 400 con 15 minutos debería ser suficiente. Para cumplir los tiempos está bien que pongais un cronómetro con alarma o como intento hacer yo liar a alguien que esté fuera del 'cuarto oscuro' que te avise de los tiempos.

Después de 20 minutos vacío el tanque depositando el Cafenol en un bote de cristal o similar y dejo un rato el tanque bajo el chorro de agua fría, vaciando y llenando, e introduzco el agua con vinagre para después volver a llenar y vaciar con agua fría un par de veces más. Ya casi está. Por último, cojo el tanque vacío e introduzco el fijador, el tiosulfato con agua, y lo tengo unos quince minutos volteando el tanque un par de veces cada tres minutos. En los volteos está bien pegar un golpecito en la base del tanque con la mano de vez en cuando para que no queden gotitas en la película, aunque en algún caso os puede apetecer crear efectos en la película. Eso ya es cuestión de experimentar y dejar fluir vuestra creatividad.

Cuando ha pasado el tiempo del fijador lo saco del tanque y lo deposito en otro tarro de cristal ya que puede volver a reutilizarse, al menos para otro par de veces. Creo que no es conveniente dejarlo más de un mes. Los líquidos que ya no utilices puedes llevarlos a un punto limpio de recogida de residuos o similar. Ahora toca lo más emocionante, sacar la película del tanque, darle un último lavado con agua, puedes añadir una gotita de detergente lavavajillas para que el agua resbale mejor y no se queden gotas.

Comprobarás si lo pones al trasluz de una bombilla el resultado, si todo ha ido bien tus fotos estarán ahí. Yo cuelgo la tira de película de una percha en la ducha un par de horas e intento que no haya mucho ajetreo alrededor para que no se peguen pelitos, polvo y pelusilla y después con un escaneo ya puedes editarlas digitalmente y compartirlas."

Los maravillosos resultados

¡Desde Lomography te animamos a que tú también lo pruebes!

Puedes seguir el maravilloso trabajo de Ángela en su cuenta LomoHome así como en su cuenta de Instagram.

escrito por martagruesocoy el 2018-04-17

Más artículos interesantes