¿Estás registrado? Inicia sesión | ¿Eres nuevo? Regístrate | Lab | Estás en:

Capítulo 57: Perestroika, Glasnost, y la Disolución de la Unión Soviética

Este extracto se ha tomado de "El Gran Libro de la LC-A". Pronto, más capítulos...

1a. A menudo LOMO PLC invitaba a actores del Teatro Dramático del Bolshoi a actuar en el Club de LOMO. Esta tradición comenzó en los años 30 y continuó hasta finales de los 80. La compañía de Teatro de Bolshoi es todavía hoy conocida como una de las mejores del país. En esta fotografía podemos ver a G.A. Tovstonogov, Productor Jefe del Bolshoi, en la oficina del Director General de LOMO PLC, M.P. Panfilov, en 1982.

Sea como fuere, los 80 significaron grandes cambios en la sociedad soviética, con los que los rusos y sus países vecinos siguen lidiando hoy. Fue el verdadero principio para la transformación de una economía capitalista en una economía y una sociedad capitalista. Mikhail Sergeyevich Gorbachov llegó al poder en 1985 introduciendo los programas de Glasnost (Apertura) y Perestroika (Reestructuración) en la ciudadanía de la antigua Unión Soviética. Los años siguientes (acompañados de una reforma del alcohol que hizo subir significativamente los precios del vodka, el vino y la cerveza para luchar contra el alcoholismo creciente) cambiaron las vidas de muchos. Así que no es ninguna sorpresa que nuestra amiga, la fábrica LOMO PLC, siendo una de las más grandes plantas industriales de la Unión, también sufriera los mayores cambios en su turbulenta historia. Tras la disolución definitiva de la Unión Soviética en 1991, las fronteras se abrieron a Occidente y muchas compañías soviéticas se enfrentaron con circunstancias totalmente nuevas y desconocidas. Hasta los 90, las empresas soviéticas recibían detalladas instrucciones de Moscú; cuándo y cómo hacer algo, a quién entregar sus productos y que objetivos tenían que cumplir cada día. En el momento de la caída del comunismo, una compañía soviética lo hacía todo salvo decidir que proyectos emprender. Si existía una necesitad de semáforos, entonces una compañía recibía el encargo de fabricarlos. Si los niños necesitaban coches de juguete, entonces se producían millones. LOMO PLC siempre recibió claras directrices de Moscú y nunca tuvo que preguntar si existía una demanda del mercado para sus productos o no.

1b. Actores del Teatro Dramático Gorky Bolshoi posando con personal de LOMO PLC en 1980. A la izquierda podemos ver a S.B. Livsgits, Jefe del Club de Teatro de LOMO.

Lanzados a la piscina mundial de la libre competencia, LOMO PLC se enfrentó a la inmensa tarea de adaptarse a las nuevas circunstancias. Enormes rivales como Karl Zeiss (competencia de LOMO PLC durante todos estos años) Olympus y Nikon esperaban tras cada esquina. Como dijo Aleksandr M. Aronov, actual Director General de la compañía: “Nos han dicho, lo primero de todo, que nadie nos va a asignar objetivos, y que podemos fabricar lo que queramos. En segundo lugar, nadie es responsable de nosotros. Hablando en general, nadie nos necesita. Si estamos muy demandados por nuestros productos, entonces estaremos en el Mercado. Si no, no existimos. Nunca, en mi vida, he visto tan drástico cambio de condiciones”. Claramente LOMO PLC se enfrentaba al mayor reto de su historia: mantener viva la compañía bajo las nuevas condiciones de libre mercado.

Visita el micrositio del libro

escrito por ungrumpy y traducido por lady_diana

Aún no hay comentarios, sé el primero

Leer este artículo en otro idioma

La versión original de este artículo está escrita en English. También está disponible en: Deutsch.