¿Estás registrado? Inicia sesión | ¿Eres nuevo? Regístrate | Lab | Estás en:

La fiebre Fisheye

Todo empezó en Barcelona. Una semana libre con amigos, mucha curiosidad, y un amigo con una Fisheye. Nada mas que decir, me enamoré al instante.

Había estado contemplando obtener una Fisheye durante mucho tiempo. Estaba fascinada por esa extraña distorsión en las imágenes. Por eso, cuando hace dos años, mi amigo me prestó la suya en un viaje a Barcelona, sabía que no podía esperar más: tenía que tener una. Así que, cuando regresé a Portugal y fui directo a la tienda de la Embajada en Lisboa, y lo hice. Conseguí mi preciosa Fisheye, y una sonrisa de oreja a oreja me acompañó de vuelta a casa.

Así que aquí, quiero compartir con ustedes cómo empezó todo, en Barcelona:

y como siguió, mi primer carrete:

Dos días especiales:

En festivales de música:

En esos interminables días de verano:

Descubriendo nuevos lugares:

Experimentando:

Y momentos inolvidables con mis amigos:

Desde que la compré, es la cámara que siempre ha ido a todas partes conmigo. Mirando hacia atrás en este corto período de tiempo, siento que mi Fisheye puede contar todas mis historias, todos los acontecimientos importantes en mi vida: buenos y malos, grande o pequeño … todo en Lomo.

¿Y qué hay de ti? ¿Tienes una o tal vez dos cámaras especiales con las que documentas tu vida? Cuéntame todo al respecto

escrito por roxanneross y traducido por sinvertigo

Aún no hay comentarios, sé el primero

Leer este artículo en otro idioma

La versión original de este artículo está escrita en English. También está disponible en: Português.