¿Estás registrado? Inicia sesión | ¿Eres nuevo? Regístrate | Lab | Estás en:

Os presento la tercera (y última) parte de Palabras Analógicas. Durante estas tres entregas he recopilado diferentes textos, propios o no, acompañándolos de las fotografias que me los hicieron recordar, o escribir.

Cuando leí Descalzos, de Mario Benedetti lo primero que me pasó por la cabeza fue esta canción y cada vez que la escucho me acuerdo de las fotos que ilustran el texto.

DESCALZOS
Cuando uno anda descalzo por la vida, concibe de a poco otra definición del mundo. Los pies reciben en sus plantas el sentido cabal de lo que pisan, ya sean baldosas, yuyos, caminos, hierbas, adoquines, praderas, bulevares, collados, veredas o andurriales.

Lentamente, los pies van aprendiendo qué es la tierra, o sea este planeta que nos ha tocado en suerte. Las plantas descalzas comienzan ignorantes, pero lentamente se van volviendo sabias. La superficie por la que andamos tiene su lenguaje y nos va instruyendo. Los pies descalzos elevan su informe y gracias a esa gratuita desnudez, vamos sabiendo algo más, tanto de los otros como de nosotros mismos.

El mundo descalzo no precisa de filtros, simplemente nos da lecciones de realidades varias.
Los pies pueden lastimarse y dejan huellas de sangre, que suelen servir de guía a los descalzos de segundo rango. Uno mismo, cuando va descalzo por su entorno, llega a creer impunemente que el mundo es suyo. Pero no lo es. Unas pocas veces pertenece a ciertos fantasmas que nunca dejan huellas.

No sé por qué tengo la loca intuición de que el mundo acabará perteneciendo a los descalzos. Que me perdonen los pies del homo faber omnipotente.
Mario Benedetti.

Vivir adrede

1984 de George Orwell uno de los libros que todo el mundo debería leer. Escrita en 1949, la novela retrata a la perfección la sociedad en la que vivimos, donde los 2 minutos de odio son eternos. Claro ejemplo de que muchas veces la realidad supera la ficción. ¡Vigilad lo que hacéis! Que el Gran Hermano nos vigila…

No habrá lealtad; no existirá más fidelidad que la que se debe al Partido, ni más amor que el amor al Gran Hermano. No habrá risa, excepto la risa triunfal cuando se derrota a un enemigo. No habrá arte, ni literatura, ni ciencia. No habrá ya distinción entre la belleza y la fealdad.

Todos los placeres serán destruidos. Pero siempre, no lo olvides, Winston, siempre habrá el afán de poder, la sed de dominio, que aumentará constantemente y se hará cada vez más sutil. Siempre existirá la emoción de la victoria, la sensación de pisotear a un enemigo indefenso. Si quieres hacerte una idea de cómo será el futuro. figúrate una bota aplastando un rostro humano… incesantemente.

Esto no se ha terminado es una canción escrita por Hechos Contra el Decoro en 1998. Catorce años después, su letra sigue siendo, por desgracia, de rabiosa actualidad. Las fotografías que acompañan el texto son del 19J en Barcelona

¿Qué es la realidad?, ¿qué es la ficción?
no distingues tu vida de la televisión
Es un laberinto, una entrada sin salida,
un principio sin final que te habita y te domina.
Y aunque cambien las caras se conserva el escenario,
el que vive del engaño y el que paga su vida a plazos,
quien engulle el pastel y quien ni lo cata,
aunque lo ha amasado.
Un mercado de promesas,
un político redentor, discursos estudiados,
consignas calculadas:
había maniobra de distracción,
perfecta tecnología de la separación
que lleva a pensar más allá de la indignación
que lo político es cosa de los políticos,
que con tu vida eso no tiene relación.
Y es que no puede ir mejor, hipnotizado el ganado
entre telebasura y supermercado
mientras comparten mantel
y acuerdan estragos entre disputas para la galería
y abrazos en privado.
Sacando sus cuentas cada cuatro años
hipotecando el presente a un futuro lejano.

Eres yo, yo soy tú y me pongo a disparar
el mensaje más directo que podáis imaginar.
Llueve sobre mojado y estamos curados de espanto.
Si crees que somos tontos
es que no lo has intentado.
Inténtalo, entra en mi vida,
húrgame en las heridas del trabajo negro,
del paro o del jamaro.
Inténtalo y verás como de esta
si que sales mal parado.
Vamos! entra en el barrio,
mánchate de calle, mendíganos el voto
o véndenos las ventajas del mercado.
¿Mercado?, Mambo es lo que vas a llevar pedazo de sapo
con tus cálculos, tu moneda única,
tu código penal y tu lengua de trapo.
Nadie predice el futuro: ni bola de cristal,
ni tarot, ni la madre que te trajo.
Pero aquí se cuece algo,
respira el aire de mi gente, de mi barrio
y verás como tanta policía y tantos palos
van a acabar por explotaros en las manos.
¿Qué te crees que estamos invernando?
La paciencia tiene un límite
y esto no se ha terminado.
Os vamos a dar Europa de dos velocidades.
Vividores, chupasangres, que nos estáis matando.
ay! bichos malos! pero aquí está mi gente, vivita y coleando

Si os habéis quedado con las ganas de saber como suena esta canción podéis escucharla aquí

Esperando que hayáis disfrutado de la lectura de estos textos y tanto como yo lo hice, os animo a pasar por mi blog aquí en Lomography. Allí encontrareis la gran mayoría de los textos de estas tres entregas de Palabras Analógicas, y algunos otros.

Ha sido un placer compartir con vosotr@s estas palabras analógicas.

escrito por sibux

3 comentarios

  1. marieta

    marieta

    <3

    Hace alrededor de 2 años · marcar como spam
  2. jandra

    jandra

    m'encanta 1984....em vaig posar malalt quan el vaig acabar de llegir i tot!!...qué jove que era....jeje=)

    Hace alrededor de 2 años · marcar como spam
  3. sibux

    sibux

    @marieta :)
    @jandra fuaaa! es que es un pedazo de llibre! Jo amb el que encara flipo es en que coi es va inspirar l'Orwell per escriure'l, perque sembla que estigui escrit fa 2 dies, en comptes de al 1949. Salut!

    Hace alrededor de 2 años · marcar como spam