¿Estás registrado? Inicia sesión | ¿Eres nuevo? Regístrate | Lab | Estás en:

Nuestros días analógicos: dándole a cámaras viejas una segunda oportunidad en la vida

Además de conseguir nuestras cámaras nuevas en la Tienda Online de Lomography o en las Gallery Stores, muchos de nosotros también buscamos en tiendas de segunda mano, tiendas de ahorro, mercados de pulgas e incluso en nuestros propios sótanos, áticos y almacenes en casa por algunas viejas cámaras, rezando por que aún podamos hacerlas funcionar. Cada día traemos a casa, descubrimos y fotografiamos con una, les damos a estas cámaras una segunda oportunidad en la vida. Desde ahí, nuestros días analógicos comienzan o continúan.

Las cámaras analógicas que recientemente he encontrado y “rescatado”, incluyendo una hermosa y elegante Espio 120SW que conseguí de una tienda japonesa de productos sobrantes. La Canon Autoboy 2 y la Pentax Espio 115 están rotas, pero creo que aún hay oportunidad de que sean reparadas para estar en una buena condición funcional.

El año pasado, descubrí la cámara 110 de mi madre de los años ochenta, una Minolta Pocket Autopak 450E (en inglés), y noté que aún funciona a la perfección. Luego, recientemente, encontré más de sus viejas cámaras: una Pentax PC-505, una Pentax Espio 115 (de mi padre, pero nunca se usó porque creo que la rompió), y una Canon Autoboy 2. Por supuesto, estaba extático por mis descubrimientos, pero más importante, quería darles vida. Les sacudí el polvo y revisé si aún funcionaban; tristemente, sólo la Pentax PC-505 dio señales de vida, pero creo que aún hay oportunidad de reparar las otras.

Tal vez, si no estuviese tan interesado en la fotografía analógica, no las hubiera recogido. Simplemente las hubiese dejado a pudrirse en la oscuridad y en los solitarios confines de la caja de almacenamiento de donde las encontré. Pero, no tuve corazón para hacer eso; además de ser un individuo que ama la lo analógico, conocía todas estas cámaras de mi infancia. Era como viejos amigos para mí. En ese entonces, incluso quería una para mí, a pesar de que sabía que mis padres pensaban que yo era muy joven para tener y usar una cámara.

Hermosas cámaras en el mercado de pulgas, esperando a ser recogidas por nuevos dueños y recibir una segunda oportunidad en la vida. Foto por grazie

Pero, esta historia no es sólo mía — es suya también. Descubrir, encontrar y volver a descubrir una cámara vieja es un escenario que muchos de nosotros compartimos, y es algo de lo que todos nos deleitamos de vez en cuando. También creo que cuando sea que recogemos y disparamos con una cámara vieja, le estamos dando a estas bellezas casi olvidadas una segunda oportunidad en la vida.

Eso, mis amigos, es sólo una de las cosas de las que están hechos nuestros días analógicos.

¿Piensan lo mismo? ¡Compartan sus ideas sobre esto con un comentario, me encantaría conocer sus puntos de vista y quizá también sus historias de encontrar y “rescatar” alguna cámara vieja!

escrito por plasticpopsicle y traducido por lintrs

1 comentario

  1. guanatos

    guanatos

    esto es una de mis partes favoritas de disparar con cámaras analógicas, la gente siempre piensa en ti y o te las regalan o te las prestan "sin caducidad" jeje

    Hace 7 meses · marcar como spam

Leer este artículo en otro idioma

La versión original de este artículo está escrita en English.