Petzval_preorder_header_kit

Ahora disponible para Pre-venta - Envío por orden de llegada

¿Estás registrado? Inicia sesión | ¿Eres nuevo? Regístrate | Lab | Estás en:

Budapest – la ciudad que me robó el corazón en un fin de semana rojo, blanco y verde

Un famoso compositor brasileño, Chico Buarque, escribió que Budapest es amarilla. Cuando estuve allí, me encontré con un cielo gris, sobre el que destacaban tres colores: rojo, blanco, y verde. La bandera húngara estaba por todas las esquinas: una manera de recordarnos a todos de cómo las gentes se fortalecen cuando luchan juntas.

Los húngaros tienen fama de ser sombríos, pero en vista de cómo celebran el 23 de octubre, no nos deja duda de que el arraigo de su nacionalismo les nace del corazón. Y podemos decir que tienen toneladas de razones para estar orgullosos de ello. Por citar sólo algunas de ellas, podemos decir que Budapest es una de las ciudades más bonitas en el mundo y que fueron los húngaros los responsables de los primeros movimientos que llevaron a la caída del Muro de Berlín.

Esto ocurrió el 23 de octubre de 1956, cuando la gente se rebeló contra las políticas soviéticas, abriendo, espontáneamente, el camino a una oposición más fuerte contra el Comunismo en Europa. Esta es, seguramente, una de sus festividades más importantes, y es esa fecha, exactamente, el día en que me enamoré de Budapest, en 2010.

Todo comenzó como un tranquilo sábado cualquiera, pero las calles se llenaron rápidamente, tomadas por miles de orgullosos húngaros: viejos y jóvenes, vestidos con los colores de su país, llevando banderas, cantando canciones. Era muy parecido a un gran desfile, cruzando calles, manzanas enteras y los monumentos donde tuvo lugar el levantamiento popular.

Y después de ese histórico levantamiento, sobrevino el llamado “Szomorú Vasárnap” (el domingo Sombrío). E igual que reza el poema,

… pareció que la ciudad se afligió por la muerte de tantos seres amados …

El cielo era gris, pero las calles eran rojas, blancas y verdes: todo cubierto de banderas y flores. Un entierro simbólico de los 2.500 valientes, caídos en el levantamiento de 1956 y el compromiso de los actuales húngaros de apreciar y proteger para siempre todo lo que se ganó tras esta revolución.

Incluso aunque este poema fuera escrito años antes de este levantamiento, da la impresión de que sus últimos versos tienen perfecta cabida en estos hechos:

los húngaros hoy pueden permanecer seguros de que, incluso más allá de la muerte, sus mártires los protegerán y bendecirán.

escrito por anarollemberg y traducido por jaalvarez

3 comentarios

  1. susielomovitz

    susielomovitz

    qué bonita ciudad, a la lista de "must visit". gracias por la traducción! ;).

    Hace alrededor de 3 años · marcar como spam
  2. jaalvarez

    jaalvarez

    Yo también la tengo apuntada ... ;))

    Hace alrededor de 3 años · marcar como spam
  3. soleado

    soleado

    Buena traducción, como es habitual en tí :-)

    Hace alrededor de 3 años · marcar como spam

¿Dónde es esto?

Fotos populares cerca de este lugar: ver más

LomoLocalizaciones cerca de este lugar

Leer este artículo en otro idioma

La versión original de este artículo está escrita en English. También está disponible en: Português.