Petzval_preorder_header_kit

Ahora disponible para Pre-venta - Envío por orden de llegada

¿Estás registrado? Inicia sesión | ¿Eres nuevo? Regístrate | Lab | Estás en:

Plaza de la Concordia, Paris

La Plaza de la Concordia no es solo un lugar para la memoria, sino un circo al aire libre. Lo que en la actualidad se ha convertido en un lugar para tomar fotos con la Torre Eiffel en el horizonte y en el lugar para las actuaciones de todo tipo de artistas callejeros, es en realidad un lugar con una gran herencia histórica.

Con 8 hectáreas, la octogonal Plaza de la Concordia es la mayor de las plazas de París. Está situada entre las Tullerías y los Campos Elíseos.

En la actualidad aquí puedes ver a un artista que hace enormes pompas de jabón (para el deleite de los niños); a gente que finge ser la estatua del Faraón (trabajan por turnos y ¡los he visto cambiar de atuendo en solo dos segundos!); a gente haciendo planking en los muros del jardín de Tullerías; a gente andando apresuradamente en todas las direcciones; la multitud más a la moda durante la Semana de la Moda de París y muchas, muchas más curiosidades.

Pero, como un poco de historia nunca viene mal, aquí la tenéis:

En 1792, durante la Revolución Francesa, la estatua del Rey Luis XV fue sustituida por otra estatua monumental, denominada ‘Liberté’ y la plaza paso a denominarse Plaza de la Revolución. Se instaló una guillotina en el centro de la plaza y en el lapso de unos pocos años 1.119 personas fueron decapitadas en esta plaza, entre las que se encontraban varios personajes célebres: el Rey Luis XVI, su esposa María Antonieta, o el revolucionario Robespierre, por nombrar solo a algunos de ellos. Tras la Revolución la plaza recibió varios nombres distintos hasta que en 183 pasó a llamarse Place de la Concorde, denominación que mantiene en la actualidad.

En el S. XIX el obelisco del templo de Ramsés II en Tebas, de 3200 años de antigüedad, fue instalado en el centro de la plaza. Se trata de un monolito en piedra rosa, de 23 metros de altura. El pedestal del obelisco es de granito y pesa aproximadamente 230 toneladas. En 1831 fue entregado por el virrey de Egipto a Luis Felipe. Aunque en total el virrey entregó tres obeliscos, solamente el localizado en la Plaza de la Concordia fue trasladado a París. El obelisco (en ocasiones denominado La aguja de Cleopatra) está recubierto de jeroglíficos que describen el reinado de los faraones Ramsés II y Ramsés III. Las figuras del pedestal narran su trasporte a París y su instalación en la plaza en 1836.

En cada esquina de la plaza octogonal hay una estatua que representa una ciudad de Francia: Burdeos, Brest, Lille, Lyon, Marsella, Nantes, Ruán y Estrasburgo. Estas esculturas fueron instaladas en 1836 por Jacob Ignaz Hittorf, que rediseñó la Plaza de la Concordia entre 1833 y 1846. En ese mismo año se añadió a la plaza una fuente de bronce llamada La fuente de los mares. Una segunda fuente, llamada La elevación de los mares fue instalada en 1839. Ambas fueron diseñadas por Hittorf. Podría pasarme la vida haciéndoles fotos a estas fuentes. Tienen tantos detalles y su creador era claramente un hombre con una gran imaginación. Así que, hagáis lo que hagáis, ya sea ir a los jardines; o si estáis volviendo del Louvre, ¡aseguráos de pasar un rato en esta plaza!

escrito por neja y traducido por pimpeta

Aún no hay comentarios, sé el primero

¿Dónde es esto?

Fotos populares cerca de este lugar: ver más

LomoLocalizaciones cerca de este lugar

Leer este artículo en otro idioma

La versión original de este artículo está escrita en English.