Black_friday_en
¿Estás registrado? Inicia sesión | ¿Eres nuevo? Regístrate | Lab | Estás en:

Un Viaje a Berlín Inspirado en la Lomografía Parte 4

Después de comprar por capricho la Guía Lomográfica de la Ciudad de Berlín, repentinamente me sentí enamorada del pequeño mundo ahí mostrado; y desde entonces había anhelado viajar hasta allí. Conseguí un billete, convencí a mi amiga Sarah de que viniera conmigo, ¡e hice realidad mi caprichoso sueño! ¡Aquí está la parte 4 de nuestras aventuras en Berlín!

Día 4: Fuimos a otro nuevo distrito, Kreuzberg y primero visitamos el Berlin Jewish Museum (237). La primera parte del museo es un recordatorio de las atrocidades cometidas durante el Holocausto con objetos muy personales e historias que hacen que los hechos sean devastadores y reales. La arquitectura del museo es asombrosa y realmente crea la atmósfera apropiada para semejante tributo. El resto del museo cubre puntos clave en la historia judía y aunque tal vez es un poco largo, realmente fue muy interesante e informativo. La galería fotográfica fue particularmente interesante. Aunque la seguridad tipo aeropuerto fue un poco desconcertante.

Luego fuimos a Checkpoint Charlie. A pesar de ser muy turístico fue genial ver un poco del pasado de Berlín en su forma original. Sirve para algunas buenas oportunidades de fotos atemporales. Empezaba a ponerse caluroso, así que fuimos al Aldemir Ice-Cream (058), que tiene la reputación de ser uno de los mejores helados en Berlín. ¡Yo ordené un sundae grande de chocolate y plátano con brownie de chocolate, toffee y un helado late! Estuvo muy bueno, pero por alguna razón se negaron a servirle a Sarah un sundae grande y sólo le dieron un cono, lo cual arruinó un poco la experiencia; tal vez sólo fue un caso de una pequeña barrera de lenguaje.

¡Luego fuimos a caminar al Gorlitzer Park donde le quité a Sarah su virginidad de mini golf! El Black Light Mini Golf (132) está bajo tierra y todo con luces UV, ¡lo cual es realmente genial! También fue el mini golf más difícil, definitivamente fueron muy imaginativos con el recorrido. La tarde estaba tan brumosa y cálida que decidimos quedarnos un rato en el parque (057). Había gente haciendo parrilladas, jugando al Frisbee, y tocando música; qué lugar tan tranquilo y hermoso. También el lugar perfecto para mirar gente.

Cuando nos dio hambre, de mala gana nos movimos y comimos pizza sentadas afuera. Después fuimos al Madame Claude (207), ¡que se convirtió en nuestro bar favorito en Berlín! Todos los muebles estaban pegados al techo y tenía una actitud tan retro y despreocupada. La música grunge estaba estupenda con mucho Sonic Youth y la cerveza estaba ridículamente barata. Un hermoso hombre de Melbourne nos pidió fuego y yo me enamoré un poco de él. Pero bueno, es el bar perfecto para tener un pequeño romance imaginario con un hombre del otro lado del mundo. También conocimos a un tipo de Portland, Oregon quien era muy dulce. ¡Intentó hacer un acento británico demasiado gracioso! El U-Bahn estaba cerrado cuando salimos así que hicimos una agradable caminata de regreso e hicimos una última parada en la cabina fotográfica por si acaso.

¡Manténganse atentos para la siguiente parte de esta serie de 7 partes!!

escrito por ellierose1989 y traducido por lintrs

Aún no hay comentarios, sé el primero

Leer este artículo en otro idioma

La versión original de este artículo está escrita en English. También está disponible en: Nederlands, Français & Deutsch.