¿Estás registrado? Inicia sesión | ¿Eres nuevo? Regístrate | Lab | Estás en:

Verdens Ende - El fin del mundo

Verdens Ende, que puede traducirse como "el fin del mundo", es un lugar que siempre había querido visitar por su nombre. Ir hasta allí para ver el amanecer a las cuatro de la mañana suponía una locura y a la vez una esperanzadora paradoja: ¡incluso en el fin del mundo el sol sigue saliendo una y otra vez! La manera perfecta de celebrar el solsticio de verano.

Cuando llegan las vacaciones de verano, no me apetece viajar muy lejos ni enfrentarme a aviones abarrotados o ciudades calurosas y llenas de turistas. Prefiero tener espacio a mi alrededor, el sonido de las olas rompiendo en la costa, la brisa marina. Nunca había estado en Verdens Ende, y eso que solo está a dos horas de Oslo en coche, aunque siempre me ha intrigado el hecho de que se llame así, el fin del mundo. Cuando me surgió la oportunidad de ir allí para ver un concierto de música de Vivaldi, ni me lo pensé, tenía que ir. La idea de ver la salida del sol en el fin del mundo me pareció reconfortante y llena de esperanza.

El nombre no deja lugar a dudas: es el fin del mundo y no hay casi nada allí, salvo el mar, rocas erosionadas por el hielo desde hace ya siglos y la oscuridad que reina antes del amanecer. Ese exactamente es su reclamo, una vuelta a los orígenes de las rocas, la arena, el mar y la sal. Me sentí muy lejos, y casi como si el tiempo se hubiera parado.

Merece la pena visitar este lugar en pleno verano, por la mañana muy temprano, cuando la luz es mejor y no está lleno de turistas. Es algo mágico sentarse en la roca con una manta a esperar que salga el sol y, mientras difrutas de la calma, tal vez descubras que hay toda clase de pájaros y otros animales yendo y viniendo a tu alrededor.

escrito por inanothertown y traducido por jelencitta

Aún no hay comentarios, sé el primero

¿Dónde es esto?

Leer este artículo en otro idioma

La versión original de este artículo está escrita en English.