Petzval_preorder_header_kit

Ahora disponible para Pre-venta - Envío por orden de llegada

¿Estás registrado? Inicia sesión | ¿Eres nuevo? Regístrate | Lab | Estás en:

El faro de la colina

Esto que os cuento es la pequeña historia de mi primer experiencia con una cámara analógica: la Zenit TTL, y mis primeras fotos de un lugar precioso: Dyrhólaey.

Primavera de 2012, a finales de Marzo.

Mi amiga Kristina es una fan incondicional de las cámaras fotográficas. Y fue ella la que me contagió con su idea de que la vieja película no morirá …

Me fui con ella de viaje a los maravillosos parajes del sur de Islandia. Así tendría la posibilidad de probar alguna de entre su “millón” de cámaras.
El primer tesoro con el que lo intenté era una vieja cámara rusa, la Zenit TTL.

¿Cómo funciona? ¿Cómo se le carga la película? ¿Cómo se saca una foto?

Era mi primer intento descubriendo el mundo de la película analógica. Puedo decir que me considero afortunado de tener como guía a mi amiga, la que ha hecho posible que llegase a dominar a la cámara.

Al principio del viaje, pasamos por una de las cascadas más impresionantes de Islandia, que recibe el nombre de Seljalandsfoss. La gente dice que en este lugar, tus sueños se convierten en realidad. Sólo tienes que pasar a su interior y tener claro tu sueño en tu mente. ¡Os aseguro que funciona!

Otra maravilla que nos encontramos en nuestro viaje fue Skógarfoss. Una cascada que le hace sentir a uno cómo si fuese un elfo. Es un lugar donde muchos turistas se pasan las claras noches de verano en tiendas de campaña, escuchando el agua caer desde la cumbre. Admirando la cascada, saqué una foto del marido de mi amiga que refleja ese momento.

Yendo en coche camino a Vík, pasamos por una playa de arena negra. No fue una coincidencia. Kristina le había escuchado a un tipo que, esa playa era algo así como el hogar de algunos fantasmas. Allí estaban los restos de un avión americano. No muchas personas lo saben, sólo unos pocos. Fue especial la experiencia de visitar ese lugar, porque estaba rodeado por colinas de arena negra y un cielo gris. Por un instante, me dio la impresión de encontrarme en otro planeta. Y, de fondo, el sonido de las olas rompiendo en la orilla.

Y, por último, mi sitio favorito de todos los misteriosos enclaves de Islandia: la colina con el faro de Dýrhólaey. Una visión magnífica que se abría delante de mis propios ojos.
La luz de la puesta de sol en el océano, con un poquito de color melocotón y nubes de morado claro al fondo, en el horizonte. No podía creerme que estuviese disfrutando con mis propios ojos un momento tan majestuoso. Me hizo sentir a Islandia en el fondo de mi alma.

Soy feliz por haber tenido la posibilidad de capturar estos momentos. Y lo he hecho con una gran cámara analógica: la Zenit TTL.

escrito por fanfanas y traducido por jaalvarez

Aún no hay comentarios, sé el primero

Leer este artículo en otro idioma

La versión original de este artículo está escrita en English. También está disponible en: Deutsch.