Black_friday_en
¿Estás registrado? Inicia sesión | ¿Eres nuevo? Regístrate | Lab | Estás en:

Recuerdos de Japón VII: Takayama y el Ryokan

Desde hace más de dos años siento que debo una preciosa serie de localizaciones al Magazine: Recuerdos de Japón. Y como mejor es tarde que nunca, he decidido ponerme manos al teclado para recordar tan maravilloso viaje y compartirlo con vosotros. Hoy visitamos Takayama y nos alojamos en un ryokan, ¡no te lo pierdas!

Foto de susielomovitz

Llegamos a Takayama a media tarde. ¡Éstábamos ansiosos! Nos hospedaríamos en el Ryokan Oyado Kot No Yume, un tipo de alojamiento tradicional japonés en el que puedes disfrutar de habitaciones con suelo de tatami, baños termales (onsen), jardines y cocina sofisticada con platos típicos.

Nada más llegar nos pidieron que nos quitaramos los zapatos y nos ofrecieron un vaso de té verde. Entonces un chico súper atento nos pidió que le acompañáramos a lo que parecía una especie de tienda de souvenirs, y yo pensé “qué cosa más poco japonesa, si yo no quiero comprar nada”. ¡Y es que no nos quería vender nada! ¡¡¡Sólo quería que eligiéramos nuestros kimonos para la cena de degustación que teníamos reservada!!!

Subimos a nuestra preciosa habitación japonesa y… ¡vaya lío! Yo no sabía cómo ponerme el kimono, pero una señora súper amable subió a ayudarme.

Cuelo una digital para que veáis que la cosa no era sencilla.

¡Mi acompañante no tuvo ningún problema con su atuendo! Era un súper héroe japonés…

Foto de susielomovitz

Disfrutamos de una exquisita cena y salimos a dar una vuelta por el pueblo con nuestros trajes. Una turistada total pero reconozco que fue una noche genial.

A la mañana siguiente nos dimos una baño en el onsen y luego alquilamos unas bicis para recorrer los alrededores del ryokan. ¡Fue increíble! Disfrutamos de las casas típicas de la zona, de sus calles estrechas, de los jardines y de una serie de templos que transmitían una paz difícil de encontrar en las grandes urbes japonesas.

Si visitas el país nipón no dudes en pasar por lo menos una noche en un ryokan. Hay unos que son carísimos pero puedes encontrar algunos con precios más asequibles en los que también lo pasarás genial. A mi me hubiese gustado que en nuestro ryokan los baños termales hubiesen sido al aire libre, pero bueno, aún así disfruté muchíisimo la experiencia.

Espero volver pronto con otro recuerdo de Japón y llevaros a algún rincón mágico de este fascinante país. Podéis visitar los artículos anteriores de esta serie:

escrito por susielomovitz

Aún no hay comentarios, sé el primero

Leer este artículo en otro idioma

Este artículo es la versión original escrita en: Spanish. También está disponible en: English.