Una Entrevista a Mark Sink, Aficionado a la Diana

Un hombre que verdaderamente "vivió el sueño" en la escena artística del centro de la ciudad de Nueva York en los años 80, y un ardiente amante de las peculiaridades de la Diana, el fotógrafo Mark Sink valora sus controles simples, la sensación de juguete y sus resultados lo-fi. Utilizó a su querida Diana para capturar a celebridades como Andy Warhol, Jean-Michel Basquiat y Grace Jones, así como paisajes, desnudos y una tonelada de otros temas impresionantes. En la apreciada comunidad de increíbles artistas dem la Diana, él está ahí en el frente.

Foto de Mark Sink

¡Hola Mark! ¿Cuándo viste por primera vez la Diana y cuáles fueron tus primeras impresiones?

Mi primer encuentro fue en la década de los 1960 cuando mis padres me dieron una. No recuerdo haberla usado. Fue 20 años después cuando encontré la Diana y su rollo de película sin terminar adentro. Procesé mis primeros planos mientras hacía un curso de Fotografía de Arte con Ruth Thorne Thompson. Eran imágenes de mi madre desde la altura de la rodilla. Me dejaron boquiabierto. Ése fue el comienzo de mi carrera de tecnología inversa. El efecto fue algo que nunca había visto. Pensé que era el único que la usaba para arte serio. Más tarde descubrí que no estaba solo. Los libros y catálogos habían publicado docenas de usuarios de Diana antes que yo. Entonces, yo era la segunda ola. Holga y Lomo son los terceros.

Fotos de Mark Sink

Usaste tu Diana a fondo para documentar la escena artística de la ciudad de Nueva York de los 80. ¿Hay alguna foto de Diana que hayas hecho que tenga una historia loca para ellos?

Escabullirse en la inauguración privada de Cy Tyombly [artista abstracto estadounidense] en el Museo de Arte Moderno; simplemente le muestras al guardia en la puerta tu copa de vino de plástico y te dejan entrar [risas]. Esa noche les hice fotos a Cy y Steve Martin, a Francesco Clemente ... a muchas estrellas. Ellos adoraban la Diana, y puedes verlo en los ojos de los sujetos. Además, te acerca a las estrellas porque ven que no eres un periodista con una cámara de cañón grande. En cambio, preguntan, "¿qué es esa cosa?".

Tengo muchas historias. Una de mis favoritos es un gran trabajo que obtuve con The New Yorker. Fue para un informe corporativo especial que ilustraba historias de los autores famosos que primero publicaron antes de que salieran sus libros. Gente como J.D. Salinger (Catcher in the Rye), Rachel Carson (Silent Spring), Jacobo Timerman (Prisoner Without a Name, Cell Without a Number). Fue un gran negocio, 5 grandes días de rodaje. Aparecí en el estudio con mi Diana en el cuello y un flash de mano. ¡Nada más! Los clientes, los ejecutivos y las personas creativas que me esperaban en el estudio no estaban contentos. No podían creer que no llevara ningún equipo conmigo, así que todos se fueron a casa dejándome solo con la modelo. Hice algunas fotografías, las desarrollé y las llevé a la agencia. Mientras tanto, estaban ocupados hurgando en los portafolios de fotógrafos, buscando mi reemplazo. Todos me miraron por encima del hombro horrorizados al ver que volvía. Les mostré mis hojas de contactos. Con gran sorpresa, les encantaron, y [todos] aplaudieron y vitorearon. Y me dieron el resto del proyecto.

Fotos de Mark Sink

En tu opinión, ¿la fotografía es más sobre el fotógrafo o más sobre la cámara?

Oh, se trata solo de la cámara [risas]. Nunca lo hubiera dicho antes. O de ambos. Por supuesto, el concepto, el arte y la visión personal son primordiales, y todo lo que tiene que ver con la cámara (teóricamente hablando) realmente no importa. Hoy en día, cualquiera de los grandes museos y colecciones privadas recopilan trabajos de cámaras de formato grande de 8x10 ". Mis Polaroids de la década de 80 son vintage y muy valiosas ahora. Aún más porque ya no hay ninguna película Polaroid SX-70.

Foto de Mark Sink

Tenemos que preguntarlo: ¿Qué pensó Andy Warhol de tu Diana?

La odiaba. A él le apasionaba todo sobre lo nuevo y fuerte. No le gustaba la antigua sensación romántica. "Es tan anticuado", decía. Odiaba las imágenes suaves. Ahora bien, si le hubiera mostrado chicos buenorros en lugar de chicas desnudas, creo que le hubiera gustado más. Siempre preguntaba: "¿por qué no haces fotos a los niños?" ¡Se quedo con mi autorretrato desnudo [risas]! Se guardó una cámara mía de Diana que le di para hacer fotos. Más tarde, después de su muerte, la fundación Warhol me llamó para pedirme permiso y me preguntaron si sabía lo que había en la película de Diana. Le di a Andy la Diana para que hiciera algunas fotos, y planeé revelarlas para él. Nunca la usó, y la metió en una cápsula del tiempo alrededor del 1983.

Photos by Mark Sink

La ciudad de Nueva York ha cambiado muchísimo en los últimos años. ¿Qué es aquello que realmente echas de menos?

Bueno, no vuelvo cada dos meses como solía hacerlo. Oh Dios ... extraño los 80. Vi la escena artística de East Village ir y venir. Times Square y 42nd Street ahora están totalmente limpias, como en Las Vegas. Los lofts de Soho eran baratos. Tenía una habitación con una renta durante 20 años en Chelsea, en la calle 21 y la 7° avenida. Me costaba 150$ al mes. Era la bomba. Me sentaba en un tranquilo jardín trasero solo con el canto de los pájaros y el crujir de las hojas. Echo de menos esa habitación. Tengo un millón de historias de ese lugar que llamamos la "Habitación". A James Iha de Smashing Pumpkins le encantaba esa habitación. Solo echo de menos ser joven en Nueva York, hambriento y cachondo. Sobre todo, echo de menos esa ambición ciega y el sentimiento de "puedo hacer cualquier cosa". Probablemente es la misma prisa para un joven de 20 años de los tiempos que corren ahora.

Los escaparates cambian. Las cliques sociales cambian. Los editores cambian. Pero sigue siendo lo mismo en muchas otras cosas en las nuevas generaciones jóvenes... ahora los supervivientes de los hippies años 80, como yo, dirán: "Dios, simplemente ya no tienen clubes como CBGB, o Área, o el Club Mudd". La vida bohemia parece haberse esvanecido. Nosotros, que éramos calientes y salvajes en la década de los 80, ahora somos viejos gruñones. Pero es divertido ser una reliquia viviente de ese período [risas]. ¡La gente quiere entrevistarlo!

¿La Diana es más de “I’m So Free” o “Walk on the Wild Side” de Lou Reed?

“I am so freeeeee,” por supuesto. Es luz y diversión. La gente sonríe cuando les haces fotos con ella. Es fácil de llevarla a todas partes. El sonido plástico de la bobinadora es el mejor.

Fotos de Mark Sink

¿Cuál es tu peor historia de terror de Diana?

Hablando de la divertida bobina ruidosa, una vez estuve en un círculo de prensa de alto nivel, fotografiando durante la visita del Papa a Denver para el New York Times. Se estaba acercando a nosotros, y comencé a enrollar la película en la cámara Diana. Todos a mi alrededor se detuvieron y se giraron para mirarme, y luego miraron mis etiquetas de identificación de seguridad, y luego miraron mi cámara.

Y otra vez, en otra sesión de alto nivel, estaba frente al presidente de un banco gigante. Le mostré la Diana, riéndome mientras le decía que "Esto es solo una cámara de juguete". Una vez más, fue un gran error. El cliente no entendió la broma. Así que ahora, siempre configuro las luces estroboscópicas Hasselblad y de estudio, incluso si uso Diana.

La lente tiende a caerse a veces. Las pequeñas pestañas se rompen. Ha sucedido frente a todo tipo de celebridades. Saca muchas sonrisas. ¡Incluso sucedió frente al Papa una vez!

¿Cuáles crees que son las características verdaderamente únicas que distinguen a la Diana?

Hace todo lo que las cámaras no deben "hacer". Viñetas y bordes borrosos. Tiene velocidades de obturación poco fiables. Es frágil. Se derrite con el sol. Es un revés. Tiene una voz propia. Nancy Burson me cambió una copia de la suya por Arrow (un clon de Diana) porque le gustaban sus cualidades. La Arrow está muy mal hecha, pero el desenfoque en los bordes es más intenso.

Any words of advice for future Diana shooters?

Concept first! Diana likes low light better than harsh bright days. Diana is a great travel camera and a great wedding camera. It romanticizes the event or touristic wonder of the world. Don’t do photojournalism. I'm not a fan of anything that has lots of busy blah blah in the pictures. Diana does so well with simple graphic shapes and rhythm. How about the idea of the space between the objects in itself being the subject of an image? Let yourself fail. Diana works because Diana lets you have happy accidents. Accidents are the key to success. One has to learn to let go and fail. We live too much in a failsafe world.

¿Algún consejo para los futuros usuarios de Diana?

Primer concepto: a la Diana le gusta la luz tenue mucho más que los días brillantes. La Diana es una gran cámara de viajes y una gran cámara para bodas. Romantiza el evento o la maravilla turística del mundo. No hagas fotoperiodismo. No soy fanático de nada que tenga mucha actividad, bla, bla, en las fotos. La Diana es perfecta para formas gráficas simples y ritmo. ¿Qué hay de la idea de que el espacio entre los objetos en sí mismo sea el sujeto de una imagen? Permítete fallar. La Diana funciona porque la Diana te permite tener accidentes felices. Los accidentes son la clave del éxito. Uno tiene que aprender a dejarse ir y fallar. Vivimos demasiado en un mundo a prueba de errores.

Fotos de Mark Sink

Por último, ¿podrías crear tu propia poesía haiku sobre la Diana para nosotros?

vuela con plástico ligero
mi amor cazadora Diana
caja de luz de mi alma

escrito por genevievedoyle931 el 2018-06-12

Más artículos interesantes